Tarjetas

No sé si serán cosas mías, pero tengo la sensación que últimamente se están prodigando los mensajes en pos del aumento de la utilización de tarjetas u otros medios de pago electrónico, en detrimento del uso del pago en efectivo. De hecho, esta preferencia va incrementándose año a año, pagando en la actualidad con esos medios operaciones que por su poca cuantía quedaban vedadas a su uso. Argumentos a favor de la tendencia hay muchos y variopintos. Que si es una manera de luchar contra el fraude y el dinero negro (como si los grandes defraudadores, los paraísos fiscales o los expertos en ingeniería fiscal de las empresas usarían monedero). Que si es una manera de luchar contra la pandemia (como si los grandes eventos deportivos, con estadios atestados de gente abrazados y festejando el gol de turno, fueran la mejor de las vacunas). O que si es la manera de estar a la moda y ser un personaje chic (como si mi monedero de toda la vida, en el que rebusco cada día los cambios para pagar el pan, no tuviera prestancia), ¡eso no, hasta ahí podíamos llegar!

Me gustaría poner de manifiesto una cosa que a veces se nos olvida. Las tarjetas fueron inventadas con una finalidad clara, que fue la de aumentar el consumo para disparar los beneficios de los comerciantes y bancos. Por un lado por la facilidad de su uso, y también por no tener conciencia del gasto que supone una determinada compra (no es lo mismo oír un sugerente y embriagador “bip” en un datáfono, que tener que sacar el fajo de billetes de la talega). O las llamadas tarjetas de crédito, con las cuales por arte de magia puedes seguir comprando aunque no tengas dinero (ya lo pagaras el mes que viene a cuenta de tus ingresos futuros o pagando un módico interés).

No seré tan retrogrado como para repudiar de su uso, pero eso sí, responsablemente. Tengamos en cuenta que el uso sin control de tarjetas de crédito puede ser una puerta de entrada a las bancarrotas personales. Sí que creo que en algunos tipos de establecimientos, en los cuales la actividad de estos (bares de copas, casinos, etc) pueda hacer disminuir la percepción del nivel de gasto, debería de limitarse de alguna manera su uso. No quiero ni pensar que hubiera sido de mis finanzas (y de mi salud), si en mis años mozos y con unos güisquis a cuestas, hubiera tenido disponible el uso de tan maravilloso remedio.

8 comentarios sobre “Tarjetas

  1. Anoche paré en una estación de servicio, fui al shop, delante mío había unas cuatro o cinco personas, típico de viernes por la noche…»te pago con débito», «me cobrás con visa ¿no?», «te pago con QR», «¿tenés Mercado Pago?»,… y yo con mis billetes arcaicos me sentí un Neandertal, incluso había agarrado unas monedas por si me pedían cambio…(tengo unas cuantas tarjetas de crédito que el banco me envía, jamás las uso, ni las llevo conmigo)

    Le gusta a 2 personas

  2. Al margen de comodidad o de temas pandémicos, el uso continuo de la tarjeta puede ser arriesgado, no tanto para nosotros, sino para los más jóvenes. Porque duele más sacar 150 euros en billetes para pagar algo que pasarlo por el datáfono. Eso da una sensación de que tienes lo que realmente ya no tienes. Lo que tu llamas acertadamente la conciencia del gasto. Yo las uso por supuesto, pero pertenezco a una generación que fuimos ahorrativos sin tarjeta y con tarjeta. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cierto, nosotros tenemos claro las dos formas de pago, en efectivo y tarjeta, y parece que usamos una manera en unos sitios y otra en otros. Los chavales, parece el tema del efectivo llegan a considerarlo como un engorro, decantándose por el uso de tarjeta o mejor aun, del móvil. Lo que no tengo claro que consideren todos los pros y contras de su uso. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s