Tiempos

Cada acción está inserta en un momento determinado del devenir, se crean en un presente, influenciadas por un pasado y generando unas expectativas futuras. Estos estados temporales tienen una gran influencia en el individuo ejerciendo una dominación de la que es difícil desembarazarte. El pasado, ese peso de los recuerdos, hace que la búsqueda de la dignificadora coherencia vaya guiando tus acciones por los mismos derroteros de antaño, aun intuyendo que puedas estar equivocado. Cierto es que nuestra parte racional te permitirá cambiar de rumbo, pero será una prueba dura de aceptar. No es menos cierto que el cerebro también te ayudará a lidiar con todas las incongruencias de tu camino, con una buena dosis de olvido.

El presente es la época más poderosa, esa que te permite experimentar tu existencia, ¿Cómo renunciar a vivir esa experiencia, a mascarla, tocarla, olerla, deglutirla, por los avisos de un lejano e inconsistente futuro, o la irradiación de un irreal o huidizo pasado? Cuantos errores habremos cometido a lo largo de nuestras vidas por haber sucumbido al mágico y real presente.

Y que diremos del futuro, ese fulgor en lontananza, que mostrando esa anhelada zanahoria va guiando tus pasos. Podrás llegar a tu destino, para descubrir una vez allí, que ese estado no era tan maravilloso como parecía, sino que era la antesala de una nueva apetencia. ¿No sería lo deseable el actuar sin tener en cuenta como esa acción puede afectar, obviando a ese cegador y engañoso futuro, sino que tu faro fuera la búsqueda de lo correcto, un tranquilizador imperativo categórico?

4 comentarios sobre “Tiempos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s