Juventud, divino tesoro

En estos tiempos pandémicos se prodigan por los medios de comunicación entrevistas en las que gente entrada en años culpabiliza a la juventud, y los acusa de irresponsabilidad e insensatez por saltarse las restricciones destinadas a evitar la propagación del Covid 19. Estas críticas son desde una posición cómoda y lejana, ya que los censores ya han vivido las experiencias que son necesarias cercenar para evitar la transmisión de la enfermedad. A esas otoñales edades, quienes más quien menos, viven en sus casas, acompañados de sus familiares, y las variaciones en su modus vivendi son asumibles. Todavía recuerdo el último confinamiento, el de verdad, ese que lo único que se podía hacer en sociedad era aplaudir a las ocho por la ventana, veía a mi hijo languidecer día a día, enganchado al móvil o chateando con sus amigos, nimio sustitutivo de su presencia.

Deberíamos empatizar con la perdida que deben de asumir los transitadores por la edad del pavo. Es la época destinada en sus vidas en la que el mundo empieza a abrirse a ellos, comienzan a explorar nuevos horizontes con esa libertad recién estrenada, empiezan a conocer a nuevas personas, esas las cuales piensan que serán las más importantes en su vida (luego la vida clarificará cuales lo son), entablan las primeras relaciones amorosas, aquellas que la lejanía ha restado importancia para nosotros, pero que para ellos harán aflorar en sus corazones un volcán de sentimientos no conocidos hasta la fecha. Grandes pérdidas para asimilarlas con facilidad…

Ahora, les sobreviene una realidad impuesta, y necesariamente se ven obligados a renunciar o posponer todo lo anterior. Esto, que es parte inherente de la juventud, lo deben de dejar aparcado y comportarse como personas que ya están descendiendo por la parábola de la vida. Ciertamente, la juventud del momento también a lo largo de la historia ha tenido que encarar etapas mucho más difíciles que la actual, pero el nivel de obligación era mucho mayor. No tengo la menor duda, que si el nivel coercitivo fuera semejante a antaño, se adaptarían de la misma manera que se tuvieron que adaptar sus antecesores.

Tengamos empatía con ellos, y aunque se les deba de exigir la toma de las necesarias medidas anticovid, valoremos su sacrificio y entendamos su situación. Aún siendo cierto que esta enfermedad ataque más virulentamente a las personas mayores, no tengo por seguro que sean los más afectados.

3 comentarios sobre “Juventud, divino tesoro

  1. Lo lamentable es que esto no esté sirviendo para nada provechoso en un futuro. No veo que la sociedad en conjunto esté por la labor de extraer enseñanzas de todo esto. La juventud… Sí, les costará, pero no es nada comparable a quienes están viendo como su forma de ganarse la vida se está yendo a la basura y quizás lo pierdan todo. Buen momento para explicarles a esa juventud que hay otras cosas además del móvil, aunque sé que es fácil decirlo. A mí me sirvió muchísimo una lección que recibí a esa edad del pavo, cuando una tarde de lluvia en la que me quejaba porque no podía salir a la calle de lo que jarreaba, un primo político y profesor de ajedrez me explicó aquello de «si no puedes alterar las circunstancias debes adaptarte a ellas, así que si no puedes salir a la calle, en vez de perder el tiempo maldiciendo el clima, ocúpalo en algo de provecho». Un placer.

    Le gusta a 1 persona

    1. Posiblemente la juventud ya lo haya perdido antes de disfrutarlo, eso si, evitarán el dolor de la perdida (por desconocimiento), aunque sufrirán las consecuencias…me apunto la enseñanza de tu primo, la usaré en un futuro, espero que funcione…Bienvenido y espero disfrutes de las lecturas

      Le gusta a 1 persona

      1. Cada generación tiene que hacer frente a sus propios desafíos. Las hubo que tuvieron que hacer frente a guerras, sin que por ello quedasen impedidos para luego construir su futuro. Lo malo es quedarse pegado al cristal viendo llover, maldiciéndose por el clima y por no poder bajar a la calle, cuando si uno se lo propone puede hacer otras cosas, como leer, aprender a jugar al ajedrez etc. Hoy en día además tienen a su alcance internet, que provee de un sin fin de posibilidades, tanto lúdicas como si se busca aprender. Saludos.

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s