Uno no, dos virus

Estos meses atrás hemos asistido a los efectos devastadores que ha ejercido el Covid-19 en la salud de algunos afectados (llegando a ser letales en bastantes casos), de como sus efectos han hecho tambalear los sistemas de salud de multitud de países, como ha mandado al traste todas las previsiones en materia económica efectuadas con anterioridad y como ha sumido en la incertidumbre a millones de personas en todo el mundo que no saben si podrán mantener sus empleos en el futuro. Es un virus que, según todas las autoridades sanitarias está identificado y además existe consenso sobre las medidas que se deben de emplear en la contención de la pandemia (distancia social, mascarillas, etc).

Pero no quería extenderme mucho hablando de este virus, sobre el que ya han corrido ríos de tinta, y hablaré sobre un nuevo virus que ha aparecido a consecuencia del primero. A raíz de la aplicación de las medidas profilácticas arriba descritas, este segundo nuevo virus ha empezado a afectar al cerebro de grupos de personas, las cuales han empezado a negar tanto la existencia como los efectos del virus original, llegando en algunos casos a tal grado de confusión y afectación, que comienzan a unirse y organizarse coreando exacerbados al unísono consignas en favor de la libertad, contra las vacunas, en contra de los medios de comunicación, contra conspiraciones mundiales de control, etc. La enfermedad producida por este virus los especialistas han decidido  llamarla Conlight-20, por lo iluminados que parecen quienes la padecen. Se observa que está emparentado con otros virus similares cuyos efectos pudieran ser el acercamiento a sectas, negación de los avances de la ciencia, anti vacunas, ver conspiraciones por doquier, por lo que parece que la lucha contra esta nueva cepa puede ser la misma que contra sus semejantes, estudio, razonamiento, poner en cuarentena influencias exteriores, verificación de informaciones y adquisición de estas de sitios contrastados.

Está afectando a innumerables personas, sobre todo por el rechazo que conlleva la utilización de mascarillas debido a la incomodidad que representa su uso, acostumbrados como están a la placidez que les ofrece el sistema donde viven que solventa todas sus necesidades simplemente pulsando un botón. Les aseguro que si la prevención para la enfermedad pasaría por ser en lugar de la molesta mascarilla, algo más liviano, como por ejemplo, un vermú en su establecimiento favorito, no habría ningún problema. Todavía no han comprendido que vivimos en sociedad y que su libertad acaba cuando sus acciones tienen consecuencias para sus vecinos. El hecho que estemos hablando de una enfermedad contagiosa hace que todos los miembros de la sociedad debamos de extremar las precauciones para no infectar a nadie, ya que puede resultar gravemente afectado.

Esperemos que seamos capaces de encontrar una vacuna para el conlight 20 antes de que se extienda la enfermedad. Me da, que para el devenir de la especie humana, puede ser incluso más peligroso que el primero.

4 comentarios sobre “Uno no, dos virus

  1. Totalmente de acuerdo, pero creo que estas personas, simplemente son estúpidas. Que tal estás, habéis empezado a trabajar, que sino no cobramos. Un abrazo

    Enviado desde Correo para Windows 10

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s