Incongruencias

Seguramente el tema del coronavirus ya está muy trillado, pero bueno, enmarquemos este escrito en el periodo post, prefijo que da mucho juego. En la etapa derivada de la normalización  de la situación producida por el covid-19 hemos asistido a múltiples eventos incongruentes, en los cuales  han chocado las dos visiones de la coyuntura, primando en unos casos los intereses sanitarios y en otros los intereses económicos. Ante la contraposición de estas visiones, ambas legítimas, se han producido situaciones que cuando menos podemos tildar de estrambóticas.

Una de las más extrañas ha sido la apertura de la hostelería, y su consecuente “terraceo”. Se ha insistido en todos los medios de comunicación que se evite la congregación de gente y aconsejado el uso de mascarillas cuando en situaciones cotidianas no se pueda evitar la separación de dos metros. En cambio, cuando accedemos a ese espacio salvador e inmunizador, todo está permitido. La gente apelotonada alrededor de una mesa, disfrutando despreocupadamente de sus consumiciones, riendo y charlando a viva voz. En panaderías y cafeterías, personas aguardando pacientemente una espaciosa fila, todos ellos ataviados con la consabida mascarilla para su adquisición diaria de pan, y las mesas aledañas llenas de personas sin protección degustando su café, desayunando o discutiendo de las cosas transcendentes de la vida. En este tipo de establecimientos, hoy me acabo de enterar, de un acuerdo entre dos asociaciones (Asociación de Medios de Información y Confederación Empresarial de Hostelería de España), para que vuelva la manoseada prensa a disposición de la clientela argumentando que según dice la OMS «nunca se ha documentado la transmisión del covid-19 a través del papel de periódico ni tampoco por su uso compartido». Supongo que tampoco habrán documentado su contrario.

Otra situación chocante pudiera ser la convocatoria electoral que se va a producir en dos partes de España (Galicia y País Vasco). Me llama la atención el detalle que ambas son elecciones anticipadas. Esto significa que elige la fecha el presidente de turno. Al máximo dirigente político de una comunidad lo que más debería importarle es la seguridad de su población en lugar de sus propios intereses tácticos a la hora de conseguir un buen resultado electoral. En estos momentos, recién salidos del confinamiento/desescalada  y con abundantes brotes de contagio por toda la orografía (acaban de confinar la región gallega de A Mariña), ¿creen que es la época más adecuada para realizar una consulta electoral? Ahondando en esta temática, ¿es lícito que a la vez que funcionarios de las administraciones públicas están funcionando con cita previa para proteger su seguridad y la de los ciudadanos, obliguemos a miles de vocales a atender innumerables mesas electorales? ¿Podrían aducir motivos de salvaguarda de su salud para sortear la obligación? Y en el caso de un repunte de contagios en estas comunidades ¿pudieran derivarse responsabilidades legales?

Seguro que a poco que nos paremos a pensar encontraremos multitud de situaciones insólitas, propias de trances en los que se contraponen  varias visiones en la forma de encararlos, propiciados por diferentes intereses o maneras de entender la vida. Aunque quizás sea la menos mala de las maneras, a la hora de solucionar este tipo de disparidades, el asumir las incongruencias.

9 comentarios sobre “Incongruencias

  1. Las alegaciones de los vocales de las mesas eran atendidas al principio (edad, miedo al contagio) pero ante el temor a la desbandada los jueces determinaron que solo ante casos muy justificados de enfermedad (certificado médico) quedarían dispensados de acudir. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    1. En Vigo han tenido que repetir el sorteo ante el elevado número de renuncias. La normativa para librar de ejercer de vocal es clara…para una situación de normalidad. No se si el hecho de que estemos viviendo una «nueva normalidad», haga necesario replantear las leyes. Un cordial saludo, y gracias por pasarte y comentar.

      Le gusta a 1 persona

  2. A mi me parece que estas situaciones insólitas eran perfectamente previsibles. Lo que me parece inaudito es que no hayan sido tenidas en cuenta previamente por los responsables de determinar las medidas de convivencia en la coyuntura actual. Y si han sido tenidas en cuenta, me parece inaudito que no se hayan destinado suficientes fondos y energía a campañas publicitarias de concienciación, en un contexto en que se gastan cantidades ingentes en autopropaganda. Sencillamente, no me lo explico.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo. Como si de la tensión del periodo de confinamiento se hubiera pasado a una serie de laxas recomendaciones en la desescalada y posterior, quizás provocado por el fuerte impacto económico del primero…saludos y gracias por pasarte

      Le gusta a 1 persona

  3. Totalmente de acuerdo, a nuestros políticos, por desgracia lo que les interesa, no es la seguridad de sus ciudadanos, sino el resultado electoral. Un abrazo

    Enviado desde Correo para Windows 10

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s