Águila versus Dragón

Últimamente estamos asistiendo a una lucha soterrada entre oriente y occidente, encarnada por EEUU y China, que por motivos económicos y geoestratégicos, está haciendo resucitar una guerra fría propia de los tiempos del telón de acero.

Cada sistema, cada concepción de la vida que tiene un país está forjado por miles de años de historia, y esto origina que la postura de cada bando adquiera unas fortalezas y debilidades que le son inherentes. Occidente con su concepción individualista y humanista (con la persona y sus derechos como foco) u oriente, con su visión grupal que emana de la importancia que adquiere la colectividad en detrimento del individuo, impregnan todas las decisiones de las potencias.

Dependiendo si la amenaza a la que se enfrenta la sociedad es de un tipo u otro, una concepción tendrá más posibilidades de lidiar con éxito con la contingencia. Las amenazas grupales se identifican con eventos tangibles tales como guerras, pandemias o vicisitudes económicas.  Las amenazas a la individualidad serian las referentes a la libertad, derechos, la felicidad, todo ello relacionado con lo intangible.

Occidente ha usado la democracia, el ansia de libertad innata de cada persona en horadar los valores del rival (primaveras árabes, disturbios de Hong Kong…). Oriente ha utilizado en esta lucha su fortaleza económica, exportación manufacturera o la globalización.

Esa libertad individualista occidental, cuando no asume la protección social como uno de sus pilares fundamentales, conduce a la degeneración, al sálvese quien pueda, a la no asunción de los deberes que son consustanciales a los derechos tal como preconizaba Rousseau. Esto acaba  produciendo el desmembramiento de la sociedad llegando a cuestionar incluso la garantía de protección individual. Además, esta decadencia en el sistema democrático hace que no exista fortaleza para la confrontación larvada existente contra el sistema más autoritario, ese que hace del orden su bandera eliminando toda posición contestataria, por lo que la única manera de poder nivelar la contienda es la eliminación paulatina de libertades.

Un buen ejemplo de esta tendencia pudiera ser la geolocalización implementada en el móvil de cada uno, herramienta que se está intentando vender como efectiva en la lucha contra la pandemia que estamos viviendo. Han surgido voces en contra de estas prácticas, advirtiendo de la posibilidad de que sea un atentado contra la libertad del individuo. Pero, ¿no es también un control la existencia de un DNI, la cita ineludible con hacienda cada año o las matriculas de los coches, herramientas de control a las que nadie se opone? ¿Y si estas técnicas, junto con otras como el Big Data o la IA, pudieran ser el comienzo de la justicia verdadera, ya que al conocer la actuaciones y posición espacial de todos los integrantes de la sociedad, pudiera ser valorado cada individuo por la realidad de sus actos, y no por la pericia o posibilidades que tenga este en mentir y disimular? Pudiera ser que lleguemos a  valorar más las acciones en lugar de las posesiones. Que valoraremos a cada individuo por lo que es y no por lo que tiene.

Llamadme ingenuo…

6 comentarios sobre “Águila versus Dragón

  1. Muy bueno Valti. Yo creo que económicamente oriente se va a convertir en la primera potencia mundial, precisamente por su visión grupal, como las abejas o las hormigas
    Mira los chinos. Sigue mandando nuevas entradas, que son muy buenas para darle al bolo.
    Un abrazo

    Enviado desde Correo para Windows 10

    Le gusta a 1 persona

    1. Deberá hilar fino, afianzar una política de alianzas potente y trabajar por atraerse la opinión mundial, pero como recordaras que decíamos…¡que sabremos nosotros de macroeconomía!… jaja…Un abrazo Miguel!

      Me gusta

    1. Quizás sea un deseo, una esperanza. Si la humanidad cambia para bien será empujada por algún descubrimiento disruptivo, y que los que señalo en el escrito me parecen que pueden ser los artífices de grandes cambios…Gracias por pasarte y comentar!

      Le gusta a 1 persona

  2. ¿Se puede ser sin tener? Si no tienes ¿quién eres?
    Si no cambian los objetivos, el ser dependerá para muchos del tener. Algún día si el personal se empeña… Me gusta. Salud y saludos.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s