Tipos de inteligencia

Cuantos ríos de tinta ha hecho correr el tema de la definición de inteligencia. Cuantas discriminaciones en la enseñanza reglada, separando a niños impúberes entre “listos” y “tontos”. Todavía recuerdo a aquel maestro decimonónico que nos sentaba en clase en orden dependiendo de las notas que sacábamos en los exámenes, en una carrera diaria donde nadie quería ocupar los asientos postreros.

Ahora se está tratando la inteligencia como una serie de potencialidades muy diferentes entre sí. La gente puede ser muy competente en un tipo de estas habilidades y ser un zote en otra clase. El problema radica cuando valoramos más un tipo de inteligencia que otra, sin pararnos a pensar que esa valoración es totalmente subjetiva, siendo uno de los parámetros más importantes en esa evaluación la demanda que proviene de las necesidades del sistema.

Howard Gardner, un reputado psicólogo, llega a establecer hasta 9 tipos de inteligencia: lógico-matemática, musical, corporal-cinestésica (deportistas, artesanos), espacial (visualización), Interpersonal (empatía), intrapersonal (comprenderse a uno mismo), naturista (capacidad para reconocer y clasificar especies del entorno) y espiritual-filosófica.

Vemos hoy en día que tener un buen ratio en un tipo de inteligencia, aunque seas nulo en los otros ocho, puedes ser considerado inteligentísimo y por otro lado, ser un portento en el trato con los demás, pero como no sepas hacer una raíz cuadrada, se reducen todas las expectativas académicas. Llegamos a observar como la especialización a la que nos aboca el sistema, puede llegar a convertir a exitosos ingenieros en auténticos iletrados o a eruditos filósofos en personas llamadas a engrosar las listas del paro.

Por otro lado la inteligencia es una herramienta para adquirir y comprender la información, tanto interna como externa, pero su verdadero cometido es dirigir el comportamiento hacia un fin, que para colmo será diferente en cada persona. Y como el ser muy inteligente tampoco asegura la felicidad ni el éxito (tenemos innumerables ejemplos en los cuales esa inteligencia ha sido incluso contraproducente), propongo que desmitifiquemos este parámetro, siendo simplemente una más de todas las cualidades que definen al ser humano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s