La fortaleza de la necesidad

Todavía  recuerdo la máxima que me decía mi padre para glosar lo espabilado que era alguna persona o colectivo. “Ha visto el sol antes que el pan” manifestaba, dando énfasis a como incrementaba la agudeza, el empuje para realizar una tarea o la actitud a la hora de enfrentar las adversidades, las gentes que han pasado o visto necesidades en su entorno. Esto se observa claramente al leer las páginas de cualquier novela de las llamadas Picarescas, tales como “El Lazarillo de Tormes” o “El Buscón”, cuyos protagonistas podían competir en ingenio con el mismo Don Quijote.

Otro atributo de dichos individuos es la alta valoración de cualquier cosa o estatus que consiguen, posiblemente porque todo lo que se alcanza con esfuerzo es doblemente valorado. Hoy en día es fácilmente ver en sociedades del primer mundo, actitudes de indolencia y pasotismo en numerosas personas, aparte de por estar sufriendo la edad del “pavo” en el caso de adolescentes, por el grado de protección que disfrutan tanto a nivel  familiar como a nivel de sociedad. Este acomodo, este aburguesamiento, nos quita audacia, empuje, capacidad de tomar riesgos… ¿nos quita vida?

¿Qué clase de mágica poción empuja al inmigrante del corazón de África cuando decide hacer un viaje de varios años plagado de peligros, para alcanzar una quimera? No sabemos otra cosa que oponer a su empuje más que metros de verticalidad. Aunque esa necesidad les hace brotar alas a las que no se puede oponer el mayor de los muros ni las más afiladas de las cuchillas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s